La fiebre del LED – Capítulo I


Cuando vayais a la IBC no os creais todo lo que veais. Hablo de los proyectores de iluminación basados en la tecnología LED. Todos los fabricantes de iluminación saben que el futuro está ahí y están apareciendo ideas muy interesantes, pero son eso, ideas. Todos saben qué quieren pero no saben cómo desarrollarlo para obtener una calidad broadcast en un equilibrio con el coste, la fiabilidad y el consumo, si, el consumo. El fabricante Ianiro Aldo ha invertido mucho en I+D estos últimos años y ha desarrollado una tecnología propia que se puede ver reflejada en los IaniLed’s. Pero el IaniLed aún siendo una gran herramienta para reportaje por su versatilidad, no es un aparato para un estudio de TV ni para sustituir a los fresnels en una producción de cine o vídeo. Fabrizia Ianiro, de Ianiro Aldo, s.r.l., nos explica las conclusiones a los que ha llegado su equipo de desarrollo de productos con tecnología LED en su artículo “La Fiebre del LED”, que he tenido el placer de traducir y publicar en nuestro blog (en dos capítulos).

Alfons Grau – Director Gerente de Grau Luminotecnia

La fiebre del LED / LED fever

Coincidiendo con las próximas ferias de otoño, queremos mencionar los posibles desarrollos de nuestros productos y al mismo tiempo explicaros cómo vemos el estado actual de la tecnología del LED, la cual ha estado causando recientemente temperaturas febriles en nuestro sector.

Nuestros propios análisis han resultado ser la mejor medicina, marcando el descenso de las temperaturas hasta llegar a la normalidad. Ahora podemos tener una visión calmada de lo que el futuro nos depara.

En Ianiro creemos firmemente que la tecnología LED tendrá éxito en la entrega de las características ópticas junto con los requisitos operacionales exigidos por las industrias del cine y la televisión.

Teniendo ya establecido su dominio en la iluminación de efectos y escénica, ahora la tecnología LED se está posicionando para dominar también las aplicaciones con luz blanca.

Afortunadamente para nosotros, la investigación en LED’s blancos “multi-chip” y fósforos en esta dirección está siendo liderada por las industrias, tomando mucho más impulso que nuestro pequeño nicho de mercado del cine y la televisión. Por lo tanto nosotros nos beneficiamos indirectamente, haciendo los ajustes necesarios en nuestros ensamblajes ópticos, mecánicos y eléctricos. Nuestra investigación está todavía oscilando!

El equilibrio desfavorable para el sector del Cine/TV entre el rendimiento del color y la eficacia lumínica de los LED’s blancos:

Con el sector profesional en mente, no perdemos de vista las variadas y bien conocidas dificultades que el LED ha encontrado desde el principio en términos de medida de luz, tanto cuantitativa como cualitativa. A pesar de ser establecido como estándar internacional el Índice de Rendimiento de Color (IRC) (CRI en inglés) (CIE, International Commision on Illumination publicado el 13/03/1995) durante mucho tiempo ha sido considerado inadecuado para expresar la calidad del color de los productos de iluminación que utilizan las fuentes de luz de estado sólido. Esta medida sin embargo se mantiene como estándar hasta que no sea aceptado internacionalmente un nuevo método de evaluación del color.

Carta de colores

El IRC (CRI) solamente mide la fidelidad de los colores del objeto bajo una fuente de referencia. El espacio de color que utiliza el IRC (W U V) se ha quedado obsoleto, especialmente para fuentes de luz de espectro estrecho y debido a la distorsión sustancial, particularmente en la región roja. La paleta de 14 muestras de color para iluminar con una luz de referencia (Radiador Planckiano CCT <5000K o fuente luz día CIE* =>5000K) incluye 8 colores de saturación media y 6 de alta saturación. El IRC se da como un promedio de las primeras 8 muestras de color. Esto hace posible que una lámpara obtenga una puntuación suficientemente buena aún cuando el rendimiento de uno o dos colores sea muy pobre. Los LED’s tienen un alto riesgo de ser afectados por este problema puesto que los picos de su espectro son más vulnerables a unas prestaciones pobres en ciertas áreas puntuales del espacio de color.

Sin embargo, a pesar de tales dificultades en la evaluación de la calidad del color, la principal fuerza de la iluminación de estado sólido es potencialmente el enorme ahorro de energía a escala global.

Otro aspecto importante es por lo tanto la “eficacia lumínica” (lumens por vatio), la cual describe la eficacia de conversión entre la entrada de energía eléctrica (vatio) y la salida en flujo luminoso (lumen). Esto viene determinado por dos factores: La eficacia de conversión de la energía eléctrica en energía óptica, llamada Eficacia Radiante, y el factor de conversión de la energía óptica (vatio) en flujo luminoso (lumen). Al último se le llama Eficacia Luminosa de Radiación, o ELR (LER en inglés). De una forma similar al Rendimiento de Color, el ELR (LER) se determina exclusivamente por el espectro de la fuente.

Lamentablemente, el Rendimiento de Color y el ELR (LER) están generalmente en una relación de compromiso. El mejor IRC (CRI) se consigue en la banda ancha del espectro distribuido a lo largo de las radiaciones electromagnéticas visibles. Sin embargo la eficacia lumínica se alcanza con la radiación monocromática. Como una va en detrimento de la otra, los fabricantes de LED’s y ensambladores están forzados constantemente a llegar a un acuerdo entre ellos.

Algunos llegan a asumir que el espectro del LED blanco debería ser como el del Sol (>5000K) o el cuerpo opaco (<5000K). Esto nos ofrecería ciertamente unos valores de IRC (CRI) altos pero al mismo tiempo nos ofrecería un ELR (LER) bajo.

Por otro lado están las nuevas y muy interesantes matrices blancas ajustables “multi-chip” o RGB+Blanco, que están apareciendo recientemente en el mercado mundial (las cuales tenemos totalmente analizadas). Aunque ideales para crear el blanco en diferentes temperaturas de color para TV y cine, éstas tampoco ofrecen un factor lumen/vatio óptimo.

Es por esto que, en el estado actual de la técnica, nosotros preferimos crear matrices personalizadas que seleccionamos especialmente. Escogemos los LED’s blancos con el espectro de luz más eficiente (>6500K), balanceado con tonos cálidos para realzar su rendimiento de color. Nuestro bien estudiado “blanco ajustado” todavía ofrece el mejor ELR (LER) que se puede conseguir para usar en pequeños equipos de vídeo… y todavía más con la nueva generación de LED’s de 90/100 lumen, manteniendo así siempre la gama en la cima de la tecnología.

La falta de equilibrio entre el IRC (CRI) y el ELR (LER) significa gasto de energía, el peor resultado posible cuando hablamos de LED’s! Pero esto no significa que los dispositivos con solamente LED’s blancos luz día o cálidos no sean una solución viable; simplemente no entregan al consumidor el mejor factor de lumens por vatio, que es esencial para nuestra industria.

Estas consideraciones, junto con las del próximo capítulo, explican por qué las más recientes luminarias de estado sólido todavía no han provocado la conversión masiva de los fluorescentes y fuentes de tungsteno y descarga hacia la tecnología LED en los estudios de televisión y la industria del cine.

Fabrizia Ianiro – International Sales Manager of Ianiro Aldo, s.l.r.

*CIE, Commission Internationale de l’Eclairage, Comisión Internacional de Iluminación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s




Archivos mensuales

Introduce e-mail válido para recibir las noticias de GrauLuminotecnia

Únete a otros 3.490 seguidores

Grau Luminotecnia – Noticias


A %d blogueros les gusta esto: